Mrck

La  Fénix negra

Autor: Javier pilar Gallego.

Ilustración: Mariano Saura.

Música recomendada por Nulex.

CADENA.SALA GOLDEN. APACHESPACE. MUNEY. 32:78:26 PM

 

Ribard apareció ante sus ojos de forma súbita. Podía sentir su mirada asesina y su rabia. Las venas enrojecidas de sus ojos, por el alto consumo de bergium, lo hacían más horrible aún. Pero no era eso lo que más la rallaba, lo más alucinante era ver a su lado, sonriente como si tal cosa, a Jan. Sí, a mí.

 

La flanqueaba a su derecha y Ribard a la izquierda. Así, agarrada fuertemente por los brazos, fue llevada hasta el ascensor que daba acceso al ático de Funky Cold Medina, el contrabandista más despiadado de todo Muney.

 

– ¿Lista para la conexión? –le preguntó Ribard con sorna.

 

– Totalmente –respondió, mientras se estremecía ante la visión de sus escoltas.

 

“La conexión” era un eufemismo que se usaba dentro del Apachespace, el local de moda en Muney, y centro de todas las operaciones ilegales del planeta. Uno de los escoltas pasó su mano delante de una luz que zumbaba en color violeta para contactar con Funky Cold Medina, si él no respondía se daba por hecho que no eras de su agrado, y eso significaba tu expulsión del Apachespace para no volver nunca más. Tu resgistro de ADN se marcaría como inaceptable en el lugar y nunca podrías volver a cruzar su umbral.

 

Tras diez segundos que parecieron eternos, y en los que pudo escuchar como sus escoltas cargaban al 100% las baterías de los tasers, el holograma de Funky apareció flotando delante de su cara.

 

– ¡Hey! ¿Cómo estás? Me agrada tu forma. Adelante, sube nena. –Soltó Funky, para luego desaparecer.

 

Al momento los trasuntos de Ribard y yo la soltaron, y comenzaron a disolverse hasta tomar una forma humanoide multicolor. En realidad, eran dos axiformes de la nebulosa Ra-µ, capaces de adquirir cualquier personalidad grabada en el campo emocional del sujeto al que tocaban. Ver cómo se disolvían los dos hombres más importantes –por razones totalmente contrarias- de su vida, mientras ascendía dentro del ascensor de cristal de Vex, hizo que se sintiese como si alguien pisotease su tumba.

 

JAN.INTERESPACIO 2.000.000.000 PARSECS X MINUTO

 

Unas ganas enormes de gritar, de llorar, de patalear, de destruirlo todo corrían dentro de mí. Qué mal se siente uno cuando la versión holográfica de alguien que creías era tu padre, te cuenta que tú tampoco eres una versión original. Para arreglarlo había sido cazado por el geminiano que iba a entregarme al presidente de V.I.D.A. lo cual –paradójicamente- sería mi muerte… o no. Porque parecía que tenía benefactores ocultos, pero ya no podía fiarme de nadie y mi cabeza zumbaba dolorida. Qué curiosa es la vida, con toda la mierda que tenía encima, solo podía acordarme de Cadena y de cómo demonios podría volver a su lado.

 

MRCK.BAR CLUB. APACHESPACE. MUNEY. 30:65:26 PM

 

El Apachespace era un club mítico. Una representación idéntica de las olvidadas discotecas terráqueas que estuvieron de moda allá por el lejanísimo año 2.000. Funky Cold Medina, el contrabandista más peligroso de todo Muney, se había entusiasmado con la idea de recrear ese lugar y se había gastado un auténtico dineral en ello.

 

Mrck entró al local con Vorg, un gulna de 4 metros de altura, de la luna de Kor, y con la intención clara de cogerse un buen pedo de Massa, la planta exótica más cara del planeta Lunpem. Vorg y ella brindaron por “su modo de vida”, como les gustaba llamarlo, y bebieron sin descanso. Antes de quedar inconsciente del todo un recuerdo afloró en su mente. Algo que no había logrado borrar del todo.

 

Ahora, en su ensoñación etílica, no era una contrabandista de Muney, sino una floreciente directiva de la corporación V.I.D.A. que formaba parte de la resistencia oculta que pretendía acabar con su monopolio intergaláctico. El plan, algo que rebasaba todas las fronteras éticas de la galaxia: generar un clon de Altus Duck-hwan XIX, el presidente de V.I.D.A.

 

La idea surgió en un vuelo-mente conectada a mi padre, Lousntak Kanata, el Primaingeniero de energías puras en V.I.D.A.Pero todos le llamaban Lou. Ambos llevában años preocupados por la transformación de V.I.D.A. en algo muy lejano al significado original de aquella palabra, pero no encontraban manera de pararlo. Fue fusionando sus mentes cuando hallaron la manera de introducir un caballo de Troya (Yo) en la presidencia de V.I.D.A., algo literalmente imposible.

 

La guerra que la corporación emprendió contra aquellos miembros que no estaban de acuerdo con el presidente provocó la salida de Mrck  de los despachos de la zona alta de la corporación, ya que sintió que su vida corría peligro si se quedaba allí. Así fue como se enroló en la armada de V.I.D.A. Más tarde, en el fragor de las batallas del cinturón estelar exterior, fue fácil fingir su muerte y acabar olvidada en medio de Muney.

 

El recuerdo desapareció del todo y cayó inconsciente, muy, muy borracha.

 

JAN.INTERESPACIO 2.000.000.001 PARSECS X MINUTO

 

– ¿Cómo puede un naturista ser caza recompensas? No le veo sentido alguno –espeté al geminiano, que dominaba su nave con el poder de su psique.

 

-Últimamente nada tiene sentido por aquí. No sé si te has dado cuenta –me respondió frío como el hielo.

 

-No has respondido a mi pregunta.

 

-¿Quién sino un naturista puede ponerle precio a una muerte?

 

-Visto así… ¿Y alguna vez has… por decirlo suavemente… dejado de cumplir tu misión?

 

-Una vez.

 

-¿Quién fue el afortunado?

 

-Tú. Y ahora calla. Debo concentrarme o acabaremos en otro sistema.

 

El geminiano volvió a concentrarse en dirigir su nave entre sistemas y nebulosas con destino a la sede central de la corporación.

 

CADENA.ÁTICO. APACHESPACE. MUNEY. 33:01:18 PM

 

El olor a wholeq llenaba el ambiente del ático de Funky. Solo oler aquella sustancia enteogénica provocaba efectos diversos. El wholeq es un elixir sagrado de los Ñatüssi sacado de sus excrementos y se usa en sus rituales por los tecno-chamanes, para borrar las grabaciones traumáticas de las vidas eternas. Se rumoreaba que al inhalar aquello uno no podía evitar saltar como un jambo y hablar al revés, pero yo nunca me lo había creído.

 

Recibieron a Cadena dos asesinos procedentes de Hundrux 5, el planeta cárcel – miembros de la guardia personal de Funky-, su aspecto era terrorífico, la llevaron hasta Funky, que flotaba sobre una pequeña plataforma antigravitatoria delante de una pantalla de teleportación espacial, que le hacía surfear prácticamente por cualquier playa del universo conocido.

 

-¡Hey, nena! Toma asiento y dile a Funky qué necesitas –dijo, mientras sorteaba una ola gigante del planeta Hulu.

 

Cadena cometió el error de respirar y…

 

-Evan anu raliuqla oreiuq –acertó a decir, mientras saltaba repetidas veces moviendo los brazos a lo loco y frotando su culo contra la pelvis de los asesinos volutianos.

 

-No te entiendo nena, no me hagas perder el tiempo o tendré que decirles a mis amigos que te provoquen un dolor máximo.

 

– ¡Atagord otidlam, evan anu oreiuq! –respondió gritando.

 

– ¿Te estás riendo de mí, nena? Te aseguro que tu vida pende de un hilo.

 

-No, Funky… –tragó saliva recuperando su forma de hablar normal y colocándose la ropa, tras expulsar todo el wholeq de un soplido- vengo a alquilar una nave para salir de Muney. Necesito que sea un buque que no esté en las bases de datos de la corporación.

 

– ¡Elbisopmi se, anen, adreim al a etev! –respondió Funky, tras inhalar una cantidad ingente de wholeq, que habría tumbado a un vuma adulto y frotarse su miembro con las caras de su guardia pretoriana.

 

– ¿Entiendo que eso es un sí?

 

-Eso cuesta más de lo que, creo, puedes pagar –dijo Funky, recuperando su funcionamiento normal.

 

Puso su – bueno mí, aunque ya no porque se lo di –  Nulex entre los dos flotando y Funky se quedó hipnotizado.

 

– ¡Un Nulex! Mmmmmm hacía tiempo que no veía uno así. Es de un alto directivo de la corporación, ¿verdad?

 

-Es y punto. ¿Lo quieres? ¡Dame una nave!

 

-Lo quiero y nadie da órdenes a Funky Cold Medina.

 

Miró a sus sicarios y con un gesto imperceptible acataron su orden. Sacaron sus tasers y dispararon a Cadena. La fortuna quiso que inhalase unas volutas de wholeq y, de un salto, se subiese encima de la barra del bar que tenía instalada allí Funky. Los volutianos volvieron a dispararle mientras veía a cámara lenta como Funky gritaba un “Noooooooooo”, que se alargaba eternamente. Detrás de ella, Funky tenía guardados varios toneles de Meta-Golem, la sustancia más volátil de Muney…

 

MRCK.BAR CLUB. APACHESPACE. MUNEY.  33:04:17 PM

 

Una explosión tremenda voló el ático de Funky Cold Medina y despertó a Mrck de su borrachera. Vorg interpuso sus 4 metros para protegerla y evitar una muerte segura. Mientras veía cómo su descomunal amigo caía sobre ella pensó que, realmente, cualquiera de los allí presentes podía haber perpetrado ese atentado ya que Funky era odiado por todas las bandas del planeta. lo que estaba claro es que, fuera quien fuera el cumpable, ese atentado provocaría una guerra de criminales en Muney de escalas inimaginables.

 

Muney acababa de dejar de ser un sitio seguro y agradable para Mrck.

 

CADENA.ÁTICO. APACHESPACE. MUNEY. 33:04:65 PM

 

El ático de Funky ardía en llamas, mientras Cadena flotaba a salvo dentro del Nulex. Se había activado el airbag energético y la había salvado una vez más. Todo a su alrededor estaba aniquilado, menos una caja negra situada al fondo, dentro de una pared que ardía y se resquebrajaba. Ordenó a Nulex que se acercase a la caja y la introdujese dentro del espacio protegido donde ella se encontraba. Así lo hizo. La caja era un dispositivo de archivo de Funky. Accedió a los documentos privados de Cold Medina. Ahí estaba todo lo que necesitaba para hacerse con una nave y salir de ese planaeta para, como se había propuesto cuando me vio partir; hacer por mí lo que yo había hecho por ella: rescatarme.

 

Repasó varias naves, descartó la mayoría por exceso de tamaño o poca velocidad relativa y finalmente se fijó en un buque galáctico que se amoldaba completamente a sus necesidades, aunque sigo pensando que la eligió porque le gustaba el nombre: La Fénix Negra. Un navío de guerra con los avances y el armamento más completo del planeta.

 

MRCK.BAR CLUB. APACHESPACE. MUNEY.  33:05:11 PM

 

Apartó el cuerpo inerte de Vorg y una lágrima surcó su rostro. A su alrededor, los pocos supervivientes que quedaban se miraban sin fiarse un pelo unos de otros. Bastaron dos segundos para que las balas trazadoras taser surcaran el local, convirtiendo ese club en un infierno. Poco a poco fueron quedando menos contrabandistas vivos, los tasers se quedaron sin carga y pasaron a las manos. Mrck agradeció de corazón todo lo que le había enseñado Vorg durante estos años. Él convirtió a una blanda directiva de la corporación en una mujer dura capaz de asesinar sin dudarlo y de ser una de las más respetadas contrabandistas de Muney. Hoy podía dar rienda suelta a sus instintos más salvajes.

 

Al final, de pie encima de un montón de cadáveres sanguinolientos, solo quedaba con vida ella. Su corazón latía a mil por hora y entonces ocurrió algo peor aún… ¡Su nave había sido activada y dirigida a uno de los muelles principales de Muney! ¡Alguien había tomado el mando de su joya! ¡La estaban robando! Gritó como una posesa y salió del Apachespace con la ropa empapada en sangre, dispuesta a degollar a quien se interpusiese en su camino.

 

CADENA Y MRCK. MUELLE DELTA-609. MUNEY 45:10:60 PM

 

Mrck irrumpió en el puente de mando armada hasta los dientes. Su entrada sorprendió a Cadena que había cerrado todas las puertas de la nave. Mrck activó su taser y antes de apretar el gatillo, el Nulex hizo aparecer al trasunto de mi padre. Esa aparición tuvo el mismo efecto en ella que el que tuvo con el geminiano también al verle.

 

-¡Mrck! ¡Cuánto tiempo! ¿Qué haces apuntando a la novia de mi hijo? –dijo el Lousnak holográfico.

 

-¡¡¿Qué?!!

 

-Hago las presentaciones: Cadena, Mrck. Mrck, Cadena.

 

-Pero… ¿os conocéis? –dijo una Cadena, muy sorprendida.

 

-Sí, desde hace mucho tiempo. –dijo Mrck, mientras bajaba su arma.

 

Al instante un nuevoinvitado apareció en la escena.

 

-Vaya Lousnak, montas una fiesta y no me avisas.

 

-¡Héctor! –dijo Mrck, mientras intentaba abrazarlo sin éxito, ya que era un holograma.

 

-Mrck, sigues tan atractiva cómo siempre. ¿Cómo te va todo? –dijo Héctor sonriendo.

 

– ¡Maldito cabrón! – gritó Cadena a Héctor.

 

-Tranquilizate, niña. Sé lo que piensas, que soy un traidor, pero no es así, cometí un error y pienso arreglarlo. El presidente me tendió una trampa, tenía a mi familia, ¿qué querías que hiciera? Era ayudarle o ver morir a los míos. Sigo temblando desde ese día, de hecho, no confío en nadie de los míos ya.

 

-Ya tenemos algo en común, porque yo no me fío de ti, gobernador. Si estás aquí espero que sea porque quieres ayudar a Jan.

 

-Así es.

 

-Pero que te quede claro, no te voy a quitar ojo de encima.

 

-Cuento con ello, niña.

 

-¡Y no me llames niña, gilipollas!

 

-Aclaradme qué pasa aquí- dijo Mrck completamente desconcertada.

 

Mi padre, muchas comillas en «padre» por favor, la puso al día, casi al minuto.

 

-Creí que el plan había acabado hace años, veo que no.

 

-¡No es un plan, se llama Jan! Y vamos a ayudarle.

 

-Lo primero es encontrar la nave del geminiano- apuntó Héctor.

 

-Entonces, pongamos rumbo para encontrarlo –dijo Cadena.

 

-Ya has oído Fénix. Escanea las salidas de Muney en las últimas horas.

 

El cuerpo sin yelmo del geminiano apareció frente a Cadena a la vez que el pin de teletransportación se desprendía de su solapa y caía al suelo completamente inutilizado. La comunicación con los hologramas ya se había interrumpido y cuando Cadena iba a reaccionar ante la presencia del captor de Jan, un puño sobrevolo frente a su cara, un puño seguido de un brazo y este de un hombro y, a su vez, ese hombro unido a un cuello propiedad todo ello de Mrck.

 

-Maldito hijo de perra- dijo Mrck casi a la vez que sus nudillos impactaban en el rostro del geminiano.

 

El geminiano se levantó del suelo y se acercó a Mrck. Se miraron durante unos segundos y finalmente se besaron apasionadamente.

 

-No entiendo nasa. ¿Por qué os besáis? y ¿dónde está Jan?

 

-Me la ha jugado, nos la ha jugado. – reconoció el geminiano.

 

JAN Y EL GEMINIANO UNOS MINUTOS ANTES.INTERESPACIO 2.000.000.003 PARSECS X MINUTO

 

 

Os cuento.

 

– ¿Y si quiero montármelo por mi cuenta y olvidarme de todos vosotros? –dije, provocando al geminiano.

 

-Todos formamos parte del plan, chaval. No digas tonterías.

 

-No hay plan sin mí, porque yo soy el plan.

 

En ese momento saqué el pin de teletransporte de mi bolsillo, lo pegue rápidamente en el hombro del geminiano, a la vez que lo activaba,para teletrasportar al cazarecompensas ante mis ojos.

 

Que ¿dónde fue? Al lugar donde lo programé con el comando de voz, en un susurro, mientras el geminiano se concentraba en pilotar esa nave: «Cuando te active teletransportate al Nulex de Cadena. Inutilizarte a la llegada».

 

Accedí al panel de control de la nave del geminiano, cambié los parámetros de reconocimiento de psique a voz y ordene con tono serio, tal vez impostando un poco la voz, era mi primera orden a una nave intergaláctica y quería parecerle más adulto de lo que era: “Llévame al planeta Jehin, en el sistema Trappist-1, tengo que comprar unas bombas de vida”.

La corporación V.I.D.A., nos obliga a informarte de que este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies